Diez razones por las que uso GNU/Linux

En mis anteriores blogs tenía en mente crear una sección llamada “Diez razones por las que…”, y he visto que éste puede ser el momento oportuno. Sé que el tema que voy a escoger no está muy pa’ allá, pero, como buen amante de la informática y “linuxero” de pro, voy a dar mi punto de vista sobre porqué me quedo con GNU/Linux antes que con otros sistemas.

1 – Cantidad de distribuciones disponibles
Puede parecer contraproducente (y, en cierto sentido, según como se mire, puede ser así), pero la cantidad de distribuciones disponibles, tanto instalables como “Live CD/DVD/USB”, permiten exprimir todas las posibilidades de uso de un PC. Hay de todos los colores y sabores. Y si no convence ninguna, siempre cabe la posibilidad de crear una propia y casera. Todo es ponerse… :-)

2 – Software en abundancia y de calidad
Cuando empecé a usar GNU/Linux, vi que bastantes de los programas que usaba tenían versiones para GNU/Linux. Y si no hay un programa concreto, seguro que se encuentran unas cuantas alternativas. La verdad que, en ese aspecto, el cambio no fue, para nada, traumático.

3 – Drivers para todo tipo de hardware
Esto, más que un punto en sí, podría ser una bifurcación del punto anterior. Hay bastantes controladores de dispositivos. Los suficientes como para hacer funcionar bastantes periféricos. Por ejemplo, yo en mi PC uso una tarjeta sintonizadora de TDT (técnicamente debería llamarla “sintonizadora de DVB-T”), un receptor de Bluetooth, un receptor de WiFi (aunque suelo conectarme por cable) y una webcam. Absolutamente todo me funciona en GNU/Linux. Y también hay periféricos que pueden ser usados (aunque yo no los he probado), como, por ejemplo, las tabletas gráficas. En cuanto a los controladores de vídeo, hay, para cada marca y modelo (NVIDIA, ATi, Intel, SiS, Matrox,…), tanto oficiales como alternativos.

4 – Ausencia de registro
Puede parecer algo inconcebible, casi una herejía, para todos aquellos “windowseros” acérrimos, pero GNU/Linux (al igual que otros sistemas que no son de Microsoft) carece de sistema de registro alguno. Toda la configuración es gestionada por diversos archivos, los cuales son auto-generados o pre-configurados de fábrica (la inmensa mayoría) por cada paquete/repositorio que contenga el programa, el código fuente y/o el conjunto de librerías. Lo más “parecido” en cuanto a apariencia, pero muy lejos del mismo, es el editor de configuración de GNOME. Y recalco lo de “pero muy lejos”, pues la diferencia y la utilidad entre ambos es abismal (y siempre a favor del editor de configuración, claro está).

5 – Gestión y control de los usuarios
La gestión y control de cada uno de los usuarios debería ser la piedra angular de cada sistema, por encima incluso de la estética y la usabilidad. La jerarquía de usuarios en GNU/Linux está ideada con la idea de que solamente, en principio, el superusuario (root) pueda administrar el sistema. Digo en principio porque luego está el tema del “sudo” y “visudo”, pero eso es otro tema. Un usuario normal, sin privilegios, puede usar el sistema perfectamente, pero con la garantía de que, lo que haga en su directorio (cada usuario tiene un directorio propio), no va a afectar al sistema. Y en el caso de que quisiese hacer una modificación en el propio sistema, no podría. Esto, que en principio puede ser un poco molesto, es fundamental para evitar que software malintencionado o usuarios manazas provoquen un fallo o algo peor.

6 – No es esencial usar un antivirus
Hay quien dice que en GNU/Linux no hay virus. No es cierto. Como las meigas, haberlos haylos. Otra cosa bien distinta es que, para que un PC con este sistema se contagie, ha de haber varios fallos tontos. El primero puede tener lugar con la última parte del punto anterior. Sólo hay que instalar software de confianza, y ha de ser instalado por el administrador del sistema. También hay que tener actualizado todo el software del sistema, empezando por el kernel, los controladores, las librerías y los programas de uso cotidiano (navegadores, gestores de aplicaciones, reproductores multimedia, suites de ofimática,…). Por supuesto, al igual que hay virus, también hay antivirus. Muchos dicen que no sirven para nada o que se usan para escanear particiones y programas para Windows. Yo no estoy del todo de acuerdo, pues toda precaución es poca. Aunque vuelvo a reiterar que no es esencial instalar alguno.

7 – Un paraíso para “deskmodders”
Si hay algo por lo que me cautivó GNU/Linux, es su variedad de entornos de escritorio. Algunos me gustan más y otros menos (como suele pasar con todo), pero absolutamente todos pueden ser modificados a gusto del usuario. Hay sitios web dedicados específicamente a uno ó varios entornos, donde se pueden encontrar temas, botones, iconos, esquemas de colores, skins para programas específicos,… El paraíso para los que nos gusta cambiar algo más que el fondo de escritorio.

8 – Infinidad de guías y comunidades
Digamos que cada distribución es como una religión. Cada una de ellas tiene sus feligreses (y también sus detractores), y se suelen reunir en respectivas comunidades. Algunos de estos miembros también crean guías y tutoriales. Buscando un poco por la red, se pueden encontrar infinidad de comunidades, guías, consejos y soluciones a dudas y problemas. No hay que tener miedo… :-)

9 – Es más fácil de lo que muchos piensan
Hay una idea generalizada en torno a que usar GNU/Linux es sinónimo de compilar y trabajar con la consola/terminal. No tiene porqué ser así. Me acuerdo que, la primera vez que usé Ubuntu me tiré como tres meses sin tocar el terminal, y cuatro sin compilar. Y ambas cosas las hice por experimentar. Como dirían en “Los Cazadores de Mitos”, primer mito, cazado. Luego está el tema de la instalación de programas. Hay una cosa llama “gestor de aplicaciones o de paquetes”. ¿Qué es? Básicamente, un programa que permite instalar cualquier otro programa, sin necesidad de abrir el navegador, buscarlo, encontrarlo y bajarlo. Ya lo hace el gestor. Claro, luego está el tema de añadir repositorios. ¡Pero eso es un juego de niños! Y por si fuera poco, no sólo se limita a instalar programas, sino que también revisa e instala las actualizaciones. ¿Porqué se piensa que es tan complicado cuando en realidad resulta mucho más cómodo?

10 – Cumple con mis necesidades
Quizás el punto más importante, dejando a parte tecnicismos y configuraciones. Me he acostumbrado al uso de GNU/Linux. Tanto que, cada vez que entro a mi partición de Windows (sí, tengo una), noto como si me faltase algo. Me desespero, no me siento cómodo. Lo noto tan… complicado. Es paradójico, ¿verdad? Como dije en el punto anterior, muchos de los que usan Windows ven en GNU/Linux un sistema complicado y desesperante. A mí, en cambio, me pasa al justo al revés. Así es como veo yo a Windows.

Antes de acabar, quiero aclarar que éste no es un artículo para decir que es mejor o peor que Windows o cualquier otro comentario típico de un fanboy o un troll. Yo reconozco que soy “linuxero”, pero hay cosas muy interesantes en otros sistemas. Puede que en otro momento haga otro artículo para Windows, aunque no prometo nada.

Anuncios

2 pensamientos en “Diez razones por las que uso GNU/Linux

  1. Joel

    Un buen articulo, una gran opinión o es más un punto de vista más par informar la gente sobre linux.

    Saludos

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s